(Our) International Learning Design Challenge

« Il problema è: non cosa possiamo fare noi con gli strumenti tecnici che abbiamo ideato, ma che cosa la tecnica può fare di noi. »

(Umberto Galimberti, Psiche e techne: l’uomo nell’età della tecnica)

« El problema es: no que cosa podemos hacer nosotros de los instrumentos técnicos que hemos ideado, sino que cosa puede hacer de nosotros la técnica.»

Dare to design for learning! Atrévete a diseñar para promover el aprendizaje!

Recibo indicación de seguir el “micro-MOOC” International Learning Design Challenge, conducido por la Prof. Diana Larillard y su team del London Knowledge Lab, no mucho más de 10 días antes del incio del curso, para conocer los avances en la temática.

Can we build a library of One Hundred Learning Designs that are effective, shareable, and editable, in just five days, using a dedicated online tool – the Learning Designer?

Podemos construir una biblioteca con Cien Diseños Educativos  que puedan ser eficaces, fáciles de compartir y editables, sólo en cinco días, usando una herramienta dedicada —el Learning Designer?

Mi viaje empieza como una simple tarea institucional. Sin embargo ésta crece y se conecta a otra serie de motivos pre-existentes (como todo viaje en busca del sentido de lo que hacemos).

He estado siguiendo el trabajo de la Prof. Laurillard y me interesa la dirección en la cuál está orientando la reflexión sobre la didáctica y su documentación. Ella dice “Teaching as design Science” (título de su último libro, entre otras cosas), es decir, la didáctica como una ciencia de diseño.  En su propuesta se encierra el estado de avance de una discusión que lleva ya más de una década en UK y en Europa, y que tiene que ver con el estatus de la didáctica como ciencia; el argumento que se sostiene es que la didáctica no es una mera “tekhné”, espacio de la práctica y también del arte de saber enseñar. La enseñanza es una ciencia de diseño: ¿y qué? Qué diseño a su vez es una palabra clave, que abre a la dimensión de un saber científico de lo artificial, que va de la máquina al diagrama de flujo al dispositivo social. He aquí que esta discusión es adoptada en las ciencias de la educación y se reclama el estatus de la didáctica como ciencia de lo artificial en cuanto ésta crea, desarrolla e implementa intervenciones que tienden no sólo a verificar hipótesis, sino a tratar de realizar una producción socio-cultural y material (N. Cross, 2011).  La discusión en ámbito educativo está llevando a repensar no sólo la necesidad de representar planes educativos. Se trata ahora de compartirlos, de replicarlos y de revisarlos colaborativamente, a través de la lógica de la comunidad científica, descubriendo, como lo indica la Laurillard, “patrones” (patterns) que encierran respuestas eficaces a problemas de aprendizaje específicos o universales.

Claro que así volvemos al concepto de tekhné, podría aducir algún atento lector: Pues, sí, así es. Pero se piensa la técnica no como mera práctica de repetición o de ritual, sino como espacio de práctica reflexiva, de praxis, que nos lleva a pensar la docencia como espacio de transformación. Este debate no es nuevo, en la profesión docente se habla desde hace por lo menos 20 años de investigación acción en literatura científica internacional e iberoamericana. Debate que luego se extiende a la necesidad de “documentar” la práctica en modo sistemático y reflexivo, para poder operar modificaciones que modifican a su vez al docente y lo hacen volverse experto.  Lo que de nuevo aquí hay es la necesidad de pensar el diseño (atención, no voy a usar a propósito la palabra planificación de la cuál se ha abusado en los años ’90 y que llevaba sólo a una burocracia de la didáctica sin fin y sin utilidad). Diseño es lo que permite articular la complejidad (ill-defined problems), lo que permite colocar distintos elementos de esa complejidad en un orden aparente para intervenir en una realidad, analizar el impacto, documentar, y volver sobre el diseño continuamente ajustando aquello que no va, que simplemente no ayuda a resolver un problema o más bien a operar cambios significativos en la vida de los participantes. O sea, de nuestros alumnos y de nosotros mismos como docentes.

Me largo así a la aventura propuesta por el “Challenge”. Pero sintiéndome una inteligencia incompleta si desconectada, invito otros colegas a unirse al desafío. Inicia el  capítulo “networked” o “conectado”, en redes que se expanden más allá de los espacios del curso.

En efecto, el curso ofrece como plataforma la reciente “Course Sites” de Blackboard, plataforma que permite la implementación de cursos online incluídos los famosos MOOCs. Bien, cabalgamos la ola MOOC:  éste es particularmente intensivo y basado sobre una tarea única, con muy poco énfasis en contenidos teóricos. Un “micro-MOOC” de una semana. La idea es simplemente alimentar una comunidad de docentes para aumentar la library de diseños educativos realizados con Learning Designer. Encuentro, resonando a través de las notas de la teoría de la actividad, que como comunidad Learning Designer nos provee un objeto de actividad, un “tool” o instrumento que permite a docentes de distintas latitudes el acomunarse en el plasmar sus concepciones didácticas en la forma que dicho instrumento orienta a hacerlo. Y reflexionar sobre el resultado. Estas comunidades pueden crecer desde el mismo espacio LMS (entre participantes casuales al evento) o entre comunidades ya organizadas a nivel “local”. Un local que se deja interpretar: un local que se co-loca en mis redes personales de aprendizaje profesional.

Como las cuerdas de un arpa, hago vibrar el tejido de mi red. Y resuena. Llega la respuesta de distintos grupos de formadores con los cuales he intercambiado ideas y trabajos, desde Latinoamérica (Argentina y Brasil) y desde Europa (Grecia, Italia, Suiza)

Según las prioridades y preferencias de cada grupo profesional convenimos en encontrarnos en distintos espacios: por facebook, por mail, por Google+, por Twitter…naturalmente más allá de las fronteras de la plataforma LMS de Course Sites.

Con un grupo concordamos en rever el un viejo y querido proyecto experimental, que tuvo varias reediciones, desde el 2009 al 2012: Alunos do Mundo. Con ellos nos encontramos en face.

Espacio de conversación en Facebook

Espacio de conversación en Facebook

Espacio de conversación en Googleplus

Me pongo en contacto con otro grupo profesional con el cuál he aprendido muchísimo sobre el trabajo en red para la formación docente. Diría que somos el grupo de las “enredadas” en esta experiencia y otras a seguir.

Espacio de conversación en Googleplus

Espacio de conversación en Googleplus

Nos damos una simple consigna: ¿qué nos pasa cuando quedamos “atravesados” por la técnica de representar nuestras ideas educativas, nuestros planes de trabajo? ¿cómo incide en nuestra capacidad de re-organizar nuestras ideas de intervención el uso de una herramienta, de este artefacto que es Learning Designer?

Me voy haciendo portavoz de las consignas dadas en el espacio LMS, aunque observo que las mentes inquietas del grupo ya navegan en el LD y hacen sus propios experimentos. Si bien estas consignas invitan linealmente, en modo simple a recorrer Learning Designer, es evidente que la herramienta introduce una dimensión cultural muy fuerte. En primer lugar, se nos invita a pensar qué es el buen diseño, por qué diseñar y por qué compartir diseños, lo cuál es parte del desafío. Nos activamos desde el inicio para ir “traduciéndonos” (más que del inglés al español y al portugués, diría del sistema de ideas de la herramienta a nuestro propio sistema “micro-cultural” como comunidad profesional). Por ejemplo, en esta secuencia en Twitter:

Nuestras preguntas a #LDCHallenge durante la videoconferencia inicial

Nuestras preguntas a #LDCHallenge durante la videoconferencia inicial

Así nos proponemos, en cuestión de horas y a través de los husos horarios que nos empujan a encuentros sin reloj, nuestro desafío, que se pierde en el marasma de desafíos provenientes desde docentes de todo el mundo, movidos sin embargo por una similar pasión.

Perspectivas sobre el desafío

Perspectivas sobre el desafío

Manos a la obra. Para entrar en tarea, nos vamos a mirar la herramienta LD. “Bien”, “Es muy usable”, “funciona, no tuve problemas” son nuestras primeras impresiones. Yendo a mirar otros diseños entre el primer y segundo día de trabajo, nos damos cuenta que otros han adoptado formas de explicar su propio trabajo que se aplican también al nuestro. Es más que nos orientan a re-pensar el nuestro. Funciona.

El miércoles tendremos que probar de enviar nuestro propio trabajo. Reflexionamos antes: ¿Qué nos obliga a pensar, en primer lugar, Learning Designer”? Nos obliga en primer lugar a formular unas metas de aprendizaje que se conectan con resultados según la Taxonomía de Bloom. Hasta aquí todos nos sentimos más o menos en línea. Ahora, Learning Designer nos pide también de identificar unos “tipos de aprendizaje” según como los ha agrupado la misma Diana Laurillard. Estos tipos de aprendizaje son:

  • Read/Watch/Listen – Leer/Mirar/Escuchar/
  • Collaborate – Colaborar
  • Discuss – Discutir
  • Investigate – Investigar
  • Practice – Practicar (hacer)
  • Produce – Producir

Las definiciones vienen de los capítulos 6-11, Laurillard, D. (2012). Teaching as a Design Science: Building Pedagogical Patterns for Learning and Technology. New York and London: Routledge.

Discutimos sobre éstas y cómo se integran en los que serían nuestros diseños antes de entrar en Learning Designer: este es otro ejercicio de amplio valor en cuanto nos pone ante las distintas formas de ver la actividad, y los procesos de aprendizaje que creemos (y queremos) orientar en nuestros alumnos.

Charlando sobre los estilos de aprendizaje

Charlando sobre los tipos de aprendizaje

Siguen momentos de intenso trabajo, donde la red virtual/global se entrelaza con lo local, con las prácticas que llevamos a cabo dialogando con el instrumento Learning Designer. Hay quien entre nosotros avanza en el uso (en sólo una semana!) del instrumento para iniciar un nuevo proyecto con colegas…En distintos modos esta tarea nos trajo a algo que pensar sobre nosotros mismos: en particular, cómo representamos nuestras ideas pedagógicas, y cómo las compartimos.

Reflexiones sobre la semana con el grupo "enredadas"

Reflexiones sobre la semana con el grupo “enredadas”

Y he aquí el resultado, el arduo resultado, donde “colgamos” nuestros trabajos en el espacio de presentación, pero nos vemos así mismo a nosotros como red…

Los resultados del desafío

Los resultados del desafío

…Y entonces, pensamos en lo que queremos inventar próximamente.
Una vez más, la sensación del MOOC  como territorio donde las geografías se construyen, independientemente de los límites que inicialmente se den (un curso en inglés, promovido por el Institute of Education de la University of London) los límites se redibujan, más allá de instituciones y naciones, y quedan representados en producciones, cuyo único límite es la fuerza motriz de las inteligencias que se entrelazan en diálogo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s